• Dom. Jun 26th, 2022

Telemedicina y algunos de los mitos que la rodean

La pandemia ha puesto en el foco a la telemedicina que evitó desplazamientos y permitió tener la consulta desde casa, un avance tecnológico que sin embargo no termina de asentarse en la población española que prefiere seguir recurriendo al sistema presencial. Un estudio afirma que esto se debe al desconocimiento, los prejuicios y los falsos mitos.

Este estudio lo ha realizado la aseguradora Cigna que apunta a falsos mitos y prejuicios que conllevan a que el 44% de la población española prefiera seguir acudiendo al médico de forma presencial, aunque la pandemia aumentó el uso de la telemedicina un 22%.

En este contexto, se han potenciado las plataformas especializadas en telemedicina como aplicaciones móviles con las que poder tener un mayor acceso a los profesionales: reservas de citas con los médicos, contacto vía telefónica o por videollamada en cualquier momento e incluso acceso a las pruebas e informes realizados para estar informados en todo momento.

Elena Luengo, directora de Innovación Clínica y Médica de Cigna España, señala: “La medicina digital no ha venido para reemplazar a los médicos, sino que, al contrario, se ha creado para ayudarles. Debemos empezar a concebirla como una amiga de la medicina tradicional, ya que ambas disciplinas son
complementarias y juntas pueden ofrecer todavía mejores resultados que por sí solas, especialmente
en el ámbito de la prevención y seguimiento del cuidado de la salud”.

Desmontando mitos y prejuicios de la telemedicina

Para desmontar estos falsos mitos y los prejuicios sobre la telemedicina, los expertos de Cigna ofrecen algunas aclaraciones:

La consulta online no tiene la misma calidad que la presencial. La inteligencia artificial es una de las herramientas que utilizan las compañías dedicadas a la telemedicina para poder ofrecer un servicio de calidad óptimo. Por ejemplo, para poder facilitar la consulta y agilizar el proceso, en muchos casos se realiza al paciente un test previo para saber cuáles son sus síntomas y así poder dirigirle de manera automática al profesional que mejor le pueda ayudar. De esta manera, el médico cuando se cite con su paciente ya sabrá cuáles son los motivos de la consulta y podrá utilizarla para profundizar en todos aquellos detalles que necesite para poder terminar de realizar su diagnóstico de una manera más
ágil y eficaz.

Impersonalidad de la consulta online. Algunas personas clasifican las consultas online como impersonales, frías y distantes. Sin embargo, mientras una consulta presencial se produce con menor asiduidad, una online se puede tener con mayor frecuencia y esto permite al paciente hablar más con su médico, sentirse más cerca e incluso generar una mayor confianza.

Un médico online no puede diagnosticarte de la misma manera. El mundo avanza a pasos agigantados y con la ayuda de la tecnología se espera un gran futuro lleno de mejoras para la salud. De hecho, hoy en día, con el objetivo de ofrecer la mejor atención a los pacientes, los profesionales en telemedicina cuentan con un kit para poder llevar a cabo los diagnósticos de sus pacientes. Existen una serie de dispositivos como, por ejemplo, las cámaras digitales que permiten poder realizar diagnósticos a distancia.

Las videollamadas no son seguras. La privacidad ha ganado un peso relevante y se ha convertido en el centro de todas las relaciones que establecemos con las entidades tanto públicas como privadas. Las plataformas especializadas en medicina digital se adhieren a la normativa HIPAA y al Reglamento General de Protección de Datos, que se encarga de cifrar de extremo a extremo toda la información del paciente, tanto las llamadas que se realicen como todos sus datos personales bajo un sistema de seguridad avalado a nivel internacional.

Los médicos que atienden son reales, no son ‘bots’. Para llevar a cabo una consulta telemática de calidad y fiable es necesario acudir a las plataformas especializadas que se han creado para ello con profesionales médicos acreditados.

Pérdida de control sobre los pacientes. Uno de los grandes beneficios que tiene la telemedicina y que facilita, sobre todo, el trabajo a los profesionales es la centralización de los datos de sus pacientes, así como sus historiales médicos, exámenes, recetas y citas, entre otros. Este avance tecnológico hace que los médicos puedan tener más a su alcance todos los históricos de sus pacientes, permitiéndoles ser más eficaces y llevar un seguimiento más controlado.

Fuente: EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.